viernes, 16 de abril de 2010

Sobrevalorada



—Si tan detestable soy, máteme.
—No me apetece.
—¿Cómo lo sabe? Nunca lo ha probado. Quizás luego le encante.
—Su moral nunca será la mía. Está usted loco de atar.
—¡Qué manía ésa de calificar de locos a aquellos a los que no comprendemos! ¡Qué pereza mental!
—Un tipo que necesita que le mate para resolver un problema de culpabilidad es un loco. Hace un rato, usted mismo decía que un loco es un ser cuyo comportamiento resulta inexplicable. Pues bien, su necesidad de castigo resulta inexplicable: no pega en absoluto con su moral del egoísmo puro y duro.
—No esté tan seguro. Nunca he sido matado por nadie. Quizás resulte la mar de agradable. No debemos prejuzgar las sensaciones que no conocemos.
—Imagine que sea desagradable: no tendría remedio.
—Aunque sea desagradable, sólo durará un momento. Y después...
—Sí, ¿y después?
—Después, lo mismo: nunca he estado muerto. Quizás sea fantástico.
—¿Y si no lo es?
—Querido, de todos modos algún día me ocurrirá. Ya lo ve: todo está tan bien concebido como la apuesta de Pascal. Tengo mucho que ganar y nada que perder.
—¿La vida?
—Ya sé de qué va eso. Está sobrevalorada.


Fragmento de "Cosmética del enemigo - AMELIE NOTHOMB

Etiquetas: ,

2 Comentarios:

Blogger furgoner dijo...

soy culpable
no sé todavia
pero de la manera en que me vivne acusando soy culapble
y aveces veo/creo que merezco lo peor

pero despues me doy cuenta de que son los acusadores los que en necesidad de salvaguardarse señalan

en fen
no voy a pedir mi asesinato

gracias por la catarsis
otro findesemana del orto
y con una efemerides que me alumbra

los adultos no aprendemos mas

17 de abril de 2010, 12:28  
Blogger Perro Negro dijo...

nadie aprende nada nunca
el aprendizaje es un epifenómeno del adiestramiento

17 de abril de 2010, 19:35  

Publicar un comentario

Accesos a este posteo:

Crear un enlace

<< Home