jueves, 8 de octubre de 2009

Culpables libres, inocentes muertos...

TRES EX POLICIAS, CULPABLES POR ABUSAR DE UNA CHICA DISCAPACITADA QUE LUEGO FALLECIO
Condenados por violadores, pero en libertad



El fallo debía conocerse el martes a la tarde pero, al final, se difundió pasada la medianoche. Tres ex policías que estaban acusados por la violación de una joven discapacitada, hace cinco años, en Escobar, fueron condenados a 13 años de prisión, pero quedaron en libertad hasta que la sentencia quede firme, mientras que un cuarto imputado fue absuelto por el beneficio de la duda. La víctima, Paula Lauro, falleció un año y medio después, debido a que ese abuso agravó su estado de salud.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Zárate-Campana, en un fallo por mayoría, condenó a los ex policías Mauricio Padín, Néstor Panucci y Sergio Gutiérrez, en tanto que absolvió a Pablo Enríquez. Los jueces Claudio Rapolo, Elena Barcena y Angeles Andreini resolvieron que ninguno de los condenados irá a prisión hasta que el fallo quede firme en una instancia superior. El abogado querellante, Roberto Hermo, adelantó que apelará tanto la absolución de Enríquez, como la libertad de los tres condenados.

Padín, Panucci y Gutiérrez fueron considerados coautores de “abuso sexual agravado por ser ultrajante para la víctima y por la participación de dos o más personas, pertenecientes a la fuerza policial y en ocasión de sus funciones”, tal como habían sido acusados por la fiscal de juicio, María Vivas. Sin embargo, tanto la fiscal como Hermo habían solicitado en sus alegatos que los cuatro imputados fueran condenados a 17 años de cárcel.

Además de peritos, declararon dos testigos que complicaron la situación de los imputados: el empleado de la estación de servicio donde Lauro fue abandonada tras ser violada, y Sonia, la hermana mayor de la víctima. El primero declaró que vio a Lauro descender de un patrullero y salir a la carrera para pedir auxilio, aunque no pudo ver quién o quiénes iban en el móvil policial.

Por su parte, Sonia Lauro contó que Padín fue la noche del hecho, el 15 de septiembre de 2004, a buscar a su hermana a la casa en Escobar y le regaló “una flor y un osito de peluche”. La convenció de subir al patrullero y se la llevó en el asiento trasero, mientras otro policía iba agachado en el del acompañante. Contó que Paula fue llevada hasta una casa rodante de un policía. Hasta ese lugar llegaron otros tres policías. La joven fue violada reiteradamente y golpeada. Padín la llevó luego hasta la estación de servicio, donde la abandonó. Luego, el estado de salud de la joven se agravó. Diecisiete meses después, en enero de 2006, murió por convulsiones.

Etiquetas: ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Accesos a este posteo:

Crear un enlace

<< Home